La reflexología podal es una buena manera de tener un tratamiento relajante que posiblemente podría tener un efecto médico sólido en la salud. Se remonta a un largo camino en la historia de diferentes culturas y continentes y los principios son los mismos: los puntos de presión en ambas manos y pies pueden aliviar la tensión cuando se aplican con la cantidad correcta de presión.

Es una forma de masaje que no utiliza ningún otro instrumento más que la mano. Sin embargo, algunos reflexólogos usan aceites o talco para aliviar la tensión en sus propias muñecas y brazos después de haber ejercido tanta energía en la sesión. Los aceites utilizados en la mayoría de sesiones de reflexología son aceite de oliva, aceite de sésamo, aceites de aromaterapia y aceites de alcanfor mentol.

Una sesión de reflexología podal en Herboristería Rosales Zaragoza puede durar hasta una hora, aunque la duración promedio sería de treinta minutos. El paciente se mantiene en posición reclinada y el reflexólogo puede utilizar una mesa o una silla según la altura deseada. Es posible que el paciente prefiera someterse a una reflexología de manos o de pies, los que tienen cosquillas no necesitan alarmarse porque la presión aplicada sobre el pie será firme y no plumosa.

Para una reflexología relajante regular, el terapeuta masajearía metódicamente toda la mano o el pie asegurándose de que todos los puntos de presión hayan recibido la atención adecuada. Si la paciente busca reflexología para aliviar el dolor en una determinada parte del cuerpo, debe informar previamente al reflexólogo para que se puedan aplicar los métodos de terapia clínica.

La cantidad de presión siempre debe ser dictada por el paciente, si es demasiado ligera, puedes solicitar prensas más pesadas y viceversa. No permitas que el reflexólogo te diga que se requiere tal cantidad de presión para un punto de presión específico porque todo el propósito de la sesión es la comodidad del paciente.

Los reflexólogos no tienen licencia para brindar recomendaciones o sugerencias médicas sobre tu estado de salud. Del mismo modo, la reflexología no se considera una cura o tratamiento para ningún tipo de enfermedad. Es simplemente una terapia complementaria para inducir la relajación y aliviar el estrés y la tensión. Por lo tanto, si tienes pequeñas charlas sobre tu afección médica durante la sesión, debes tener en cuenta que lo que sea que suceda para compartir contigo son meras opiniones. Además, abstente de buscar tu opinión sobre tu condición médica como si toda la sesión fuera una consulta. Regresa siempre a tu médico de acuerdo con tu horario para continuar con tu medicación, de modo que puedas estar seguro de una pronta recuperación.

Sin embargo, la reflexología no es para todos, las personas con piel severa y condiciones circulatorias irregulares, y traumatismos de pies y manos no se les recomienda someterse a tratamientos de reflexología. Las afecciones de la piel incluyen dermatitis grave e infecciones similares. Las afecciones circulatorias incluyen varicosidades graves y sus otras formas. El traumatismo en el pie y la mano puede deberse a lesiones graves por accidentes que casi queman o decapitan la mano o el pie. Estos accidentes pueden haber causado el desplazamiento de las terminaciones nerviosas y pueden resultar en sensaciones desagradables e incómodas para el paciente.

Una sesión típica de reflexología podal en Zaragoza

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
A %d blogueros les gusta esto: