AVENA

La avena, que proporciona más fibra soluble que cualquier otro grano, también contiene carbohidratos de bajo IG de liberación lenta. La avena también es rica en beta-glucano, que ayuda a reducir el colesterol alto y a mantener los niveles de azúcar en sangre, y vitamina B1, que ayuda a tu cuerpo a convertir los alimentos en energía.

¿POR QUÉ COMERLA?

 

LA SALUD DEL CORAZÓN

El betaglucano es una forma de fibra que se disuelve en el tracto digestivo, formando un gel que se une al exceso de colesterol y evita que se absorba en la sangre. Los estudios demuestran que comer ½ cucharadita (3 g) de beta-glucano por día durante solo 4 semanas puede reducir los niveles altos de colesterol hasta en un 10 por ciento.

 

PREVENCIÓN DE CÁNCER

Los estudios muestran que las personas que comen tres o más porciones de cereales integrales, como avena, por día tienen un riesgo reducido de ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.

 

BALANCE DE ENERGÍA

El beta-glucano es un tipo de fibra que ayuda a retardar la absorción de azúcar en la sangre; esto significa que la avena produce una liberación sostenida de azúcar. Esto ayuda a prevenir picos en los niveles de azúcar en sangre y libera energía lentamente para su cuerpo a lo largo del día. El betaglucano y el magnesio también pueden ayudar a regular la secreción de insulina, un beneficio para las personas con diabetes. El betaglucano de la avena evita que el colesterol se absorba en la sangre y puede reducir el colesterol alto hasta en un 10 por ciento.

 

¿QUÉ HAY AHÍ DENTRO?

Una porción de ½ taza de avena es una buena fuente de beta-glucano, vitamina B1, magnesio y zinc. La avena también contiene proteínas, vitaminas B2 y B6, niacina, calcio, ácido fólico, potasio, hierro, fósforo y selenio.

¿DE DÓNDE ES?

La avena, también llamada avena común, es parte de la familia de los cereales y se cultiva en regiones templadas por su semilla. La avena fue vista como una planta parecida a la maleza durante siglos antes de que apareciera la avena domesticada durante la Edad del Bronce en Europa.

MAXIMIZA LOS BENEFICIOS

COPOS DE AVENA

Elije avena cortada en acero o copos de avena tradicionales en lugar de avena instantánea de cocción rápida, que son más procesadas y a menudo incluyen azúcar agregada.

HAZ TU PROPIA AVENA

Para obtener una alternativa casera y saludable a la avena procesada de “cocción rápida”, simplemente mezcla los copos de avena en un procesador de alimentos hasta que estén parcialmente descompuestos, luego cocina como de costumbre. Las altas cantidades de betaglucano en la avena ayudan a retardar la absorción de azúcar en la sangre. Esto evita los picos de azúcar en la sangre y ayuda a mantener equilibrados los niveles de energía durante el día.

CÓMO COMERLO

1 AVENA
Los pasteles de avena tradicionales provienen de Escocia y se sirven deliciosos con hummus o mantequilla de nueces. Haz el tuyo con avena, unida con un poco de harina integral, aceite de oliva y condimentos.

2 HACER PANCAKES
La avena es una alternativa fantástica a la harina en los panqueques para el desayuno. Licúa la avena hasta obtener un polvo fino y mézclala con huevo, leche, manzana rallada, un poco de miel y levadura en polvo para obtener deliciosos panqueques de manzana y avena.

3 GALLETAS DE ARÁNDANOS Y AVENA
De vez en cuando, una galleta es algo bueno. Para realzar el sabor y los beneficios, agrega a tu mezcla un par de puñados de súper frutos secos y frutas secas, como pistachos y arándanos.

Galletas de avena y arándanos

error: ¡El contenido está protegido!