Vitamina D: lo que debes saber

La deficiencia de vitamina D (cuando el nivel de vitamina D en tu cuerpo es demasiado bajo) puede hacer que tus huesos se vuelvan delgados, quebradizos o deformes. También parece desempeñar un papel importante en la producción de insulina y la función inmunitaria, y en cómo esto se relaciona con la prevención de enfermedades crónicas y el cáncer. Aunque la cantidad de vitamina D que los adultos obtienen de su alimentación a menudo es inferior a lo recomendado, la exposición a la luz solar puede compensar la diferencia. Para la mayoría de los adultos, la deficiencia de vitamina D no es una preocupación. Sin embargo, algunos grupos, especialmente las personas obesas, con piel oscura y mayores de 65 años, pueden tener niveles más bajos de vitamina D debido a su alimentación, la poca exposición al sol u otros factores.

La cantidad diaria recomendada para adultos es de 800 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día. Para alcanzar este nivel, elige alimentos que sean ricos en vitamina D. Por ejemplo, elige pescados grasos, como el salmón, la trucha, el atún y el fletán o hipogloso, que brindan mayores cantidades de vitamina D, o alimentos fortificados, como la leche y el yogur. Los niveles muy altos de vitamina D no han demostrado proporcionar mayores beneficios. De hecho, demasiada vitamina D se ha relacionado con otros problemas de salud. Si te preocupa si estás obteniendo suficiente vitamina D, habla con el médico acerca de tu alimentación y pregúntale si un suplemento vitamínico podría beneficiarte.

El contenido presentado ha sido creado con fines puramente informativos. No tomes ninguna decisión de salud basada en el contenido expuesto sin antes consultar a un profesional de salud.

Hierbas aromáticas para cocinar y para la salud

Cocinar con hierbas aromáticas tiene muchas ventajas. No solo  realzan el sabor de tus platos, sino que benefician tu salud gracias a propiedades:

  • Aperitivas
  • Digestivas
  • Carminativas
  • Bactericidas y antifúngicas
  • Antioxidantes

Además, las hierbas aromáticas nos aportan nutrientes como las vitaminas y las sales minerales que son imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Albahaca, perejil, romero, tomillo Laurel, eneldo, cebollino, orégano, salvia, menta, hinojo y un sin fin de hierbas aromáticas para cocinar y para la salud.

Fuentes de Vitamina D, los datos que debes saber

La falta de esta vitamina resulta un denominador común en gran parte de los fallecimientos del famoso virus respiratorio. La fuente principal de vitamina D es el sol. Aquí te doy siete datos interesantes de la Vitamina D.

¿Qué alimentos son fuente de vitamina D?
Muy pocos alimentos contienen esta vitamina en forma natural. Los alimentos fortificados con vitamina D agregada aportan la mayor parte de esta vitamina en las dietas de las personas.

Los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina D.
El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores.
Los hongos aportan cierta cantidad de vitamina D. En ciertos tipos de hongos que ahora se encuentran a la venta, se aumenta el contenido de vitamina D al exponerlos a la luz ultravioleta.
Casi todo el suministro de leche de los Estados Unidos está fortificado con 400 UI de vitamina D por litro, así como muchas de las alternativas de origen vegetal, como la leche de soja, la leche de almendras y la leche de avena. Sin embargo, los alimentos elaborados con leche, como el queso y el helado, generalmente no están fortificados.
Además, ciertos cereales para el desayuno y algunas marcas de jugos de naranja, yogures, margarinas y bebidas a base de soja contienen vitamina D agregada. Consulte siempre las etiquetas.

¿Aporta vitamina D la luz del sol?
La piel produce vitamina D al exponerse directamente a la luz solar. La mayoría de las personas cumplen al menos en parte con su requerimiento de vitamina D de esta forma. La piel expuesta a la luz solar en ambientes interiores, a través de una ventana, no produce vitamina D. Los días nublados, la sombra y la piel de color oscuro también reducen la cantidad de vitamina D que produce la piel.

Sin embargo, pese a la importancia del sol para la síntesis de la vitamina D, es prudente limitar la exposición de la piel a la luz del sol para reducir el riesgo de cáncer de piel. Si se expone al sol apenas durante algunos minutos, use ropa protectora y filtro solar con factor de protección solar (SPF) 8 como mínimo. Las camas solares también permiten que la piel produzca vitamina D, aunque presentan riesgos similares de cáncer de piel.

Quienes evitan el sol o cubren su cuerpo con filtro solar o ropa deben incluir fuentes ricas en vitamina D en su dieta o tomar un suplemento. Los consumos recomendados de vitamina D están determinados sobre una suposición de una exposición escasa al sol.

Plantas medicinales para el hígado y la vesícula biliar

Los tratamiento con plantas medicinales tienen una gran eficacia para reequilibrar disfunciones viscerales que pueden somatizar sobre diferentes músculos, tensiones y articulaciones, y provocar procesos inflamatorios, en general, sobre cualquier dolor de espalda. Por lo que, el tratamiento de fitoterapia o plantas medicinales sustituyen a los antiinflamatorios, analgésicos y corticoides que se usan habitualmente en el dolor musculoesquelético.

Fitoterapia es una forma de tratamiento médico que se basa en el uso de las plantas, ya sea su totalidad o en forma de extractos y esencias preparadas. Durante miles de años, las plantas son una fuente primaria de la medicación terapéutica para las culturas de todo el mundo. Las plantas todavía tienen un lugar muy importante en la medicina, y continuarán haciéndolo en el futuro previsible.
La vesícula biliar es un órgano pequeño en forma de pera situado justo debajo del hígado en el cuadrante superior derecho del abdomen.

Su función principal es recoger y concentrar la bilis que el cuerpo utiliza para digerir las grasas. Los problemas con la vesícula biliar y sistema biliar son muy comunes y consisten en :

La inflamación de los conductos biliares y la vesícula biliar
Espasmos musculares y/o mala contracción de la pared de la vesícula biliar
Las piedras que se forman en la vesícula biliar y / o los conductos biliares
La obstrucción al libre flujo de la bilis.

error: ¡El contenido está protegido!