La fibra es una forma de carbohidratos que el cuerpo no descompone ni digiere. En cambio, la fibra se excreta del cuerpo en las heces. Hay dos tipos diferentes de fibra, llamados solubles e insolubles. Cuando se mezcla con líquido, la fibra soluble forma una sustancia similar a un gel y se une con ácidos grasos. La fibra soluble reduce el colesterol, reduciendo el riesgo de enfermedades del corazón. También ayuda a regular el azúcar en la sangre en personas con diabetes. La fibra insoluble pasa directamente a través de los intestinos y ayuda a equilibrar los niveles de pH de los intestinos, lo que ayuda a prevenir el cáncer de colon. La fibra insoluble promueve los movimientos intestinales regulares y previene el estreñimiento, y elimina los desechos tóxicos del colon en menos tiempo.

La ingesta de fibra generalmente se divide en setenta y cinco por ciento de fibra insoluble y veinticinco por ciento de fibra soluble. Se recomienda que la persona promedio obtenga veinticinco gramos de fibra por día. La fibra se puede adquirir al comer avena, salvado, nueces, semillas, cebada y algunas verduras. Es importante asegurarse de que tu dieta contenga suficiente fibra para mantener tu cuerpo funcionando como debería. Sin embargo, debido a que los ancianos a menudo no obtienen suficiente fibra en su dieta, es una buena idea tomar un suplemento de fibra. Los suplementos de fibra vienen en forma de píldora y en polvo, que se disuelve en un líquido.

Beneficios de la fibra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
A %d blogueros les gusta esto: