Cada año, aproximadamente el 9,5 por ciento de la población española sufre depresión. La depresión es una enfermedad grave que afecta el día a día y destruye familias. Es un trastorno que controla la mente y sus funciones, provocando pérdida de apetito, insomnio, cambios de humor y una profunda sensación de desesperación.

Los síntomas de la depresión son variados y la gravedad cambia con el tiempo. Y, según los expertos, la depresión puede ser un trastorno hereditario o causada por enfermedades potencialmente mortales o estrés. Otras causas son ciertas enfermedades, medicamentos, drogas, alcohol o enfermedades mentales. Se considera que las mujeres experimentan depresión más que los hombres y esto se atribuye a cambios hormonales, cambios en el ciclo menstrual, embarazo, aborto espontáneo, premenopausia y posmenopausia.

Los síntomas comunes son:

1. Una tristeza, ansiedad o vacío inquebrantables.

2. Desesperanza abrumadora acompañada de sentimientos pesimistas.

3. Culpa extrema, sentimientos de impotencia y falta de autoestima.

4. Pérdida de energía, ralentización del metabolismo y niveles de actividad. Estar acosado por la fatiga constante.

5. Una sensación de impotencia junto con una creciente incapacidad para concentrarse e indecisión.

6. Pérdida del sueño profundo y desarrollo de insomnio extremo.

7. Pérdida o aumento de peso inexplicable. Desencadenado por pérdida de apetito o atracones.

8. Inclinaciones melancólicas y suicidas.

9. Irritabilidad, mal genio e inquietud.

10. Afecciones físicas como dolores de cabeza, trastornos digestivos y dolor crónico sin ninguna razón en particular.

Si experimentas cualquiera de las anteriores junto con un cambio marcado en el comportamiento, consulta a tu médico. Te hará un examen completo para descartar causas físicas de la depresión, así como cualquier problema médico subyacente. Luego, si es necesario, te recomendará que consultes a un psiquiatra o psicólogo.

Toma las cosas en la mano y trata de borrar la negatividad de tu mente. Elimina términos de tu vida como agotamiento, inutilidad y desesperanza. Cambia tu vida fijándote algunas metas. Intenta relajarse, meditar y disfrutar de la música. Inicia nuevas actividades que absorban tanto su tiempo como tus intereses. Sal a conocer gente y participa en actividades grupales. Evita la compañía de personas negativas. Decídete a disfrutar de una película, un juego de pelota, una excursión familiar, un picnic o una caminata. Se positivo, seguro de tí mismo y ten fe en ti mismo. La fe es en sí misma un gran sanador. Decide cambiar tu mundo para mejor. Sin embargo, sigue los consejos del médico. El tratamiento puede incluir: medicamentos antidepresivos, psicoterapia y cambios en el estilo de vida. En casos extremos se prescribe terapia electroconvulsiva o fototerapia.

Si tu depresión se intensifica o tienes tendencias suicidas, busca ayuda de tu médico de cabecera o proveedor de atención médica. Llama a un departamento de salud local, un centro comunitario de salud mental, un hospital o una clínica. Alguien te echará una mano y te ayudará a superar la crisis.

10 síntomas comunes de depresión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
A %d blogueros les gusta esto: